vr_flower logo alt
Búsqueda rápida
Publicaciones
España
Latinoamérica
Europa
Asia
USA
Otros
Categorias
Autores
Temas
Personajes y Series
Miscelánea
Historia
Otros Medios
Blog
Editoriales
Enlaces
Museo del Sunday y otras cosas
 
 
 
Javo Rodríguez Imprimir E-Mail

Entrevista con Javo Rodríguez (1953), fundador de KIOSCOy responsable de la web KIOSCOPEDIA. 17 de octubre de 2007.
Para opiniones más recientes
El blog de Javo en Kioscopedia

 

javo1.jpg
KIOSCOPEDIA.- ¿Cuál fue tu primer contacto con el cómic?

Javo Rodríguez: Bueno por entonces no decíamos cómics sino tebeos. Fue muy temprano, con menos de cinco años, sobre 1957 o 1958.

K: ¿Qué tebeos leías?

J.R.: En casa de mis padres los tebeos no estaban bien vistos, la cultura estaba en los libros, pero paradójicamente aprendí a leer con los tebeos.

K: ¿Y eso?

J.R.: Mi madre quería que tanto mi hermano como yo supiésemos leer antes de ir al cole y se propuso enseñarnos al menos las mayúsculas, los palotes. Comenzó haciéndolo con los titulares del periódico que entonces compraban, “El Pueblo”, pero la verdad es que aquello era bastante aburrido, así que tuvo la ocurrencia de abrir la caja de Pandora: el baúl de los tebeos de Cuba.

K: ¿Tebeos cubanos?

J.R.: Así los llamábamos nosotros pero en realidad eran estadounidenses. Te resumo, unos familiares de mi madre se habían exiliado en La Habana, donde los sindycates estadounidenses, sobre todo el poderoso King Features, pero también el United Features, publicaban sus sundays, traducidos al español. Aquellos familiares, sabedores de las penurias de las posguerra española enviaban los suplementos a mi madre quien los almacenaba en un arcón. La rotulación, a mano, estaba toda a base de palotes y mi madre pensó que aquello podía ser un material para aprender a leer. (si deseas ver estos cómics puedes visitar El Museo del Sunday).

K: ¿Qué personajes había en aquellos tebeos?

J.R.: Estaban todos los clásicos estadounidenses, ten en cuenta que los suplementos abarcaban de 1945 a 1952, más o menos. A mi me gustaban más las series cómicas, con historietas autoconclusivas, Henry, o El Reyecito que te libraban de leer, pero también, “Pepita” (Blondie) o “Benitín y Enéas” (Mutt and Jeff) y obviamente los personajes de Disney, el Pato Donald a la cabeza.

K: ¿Y respecto a la aventura?

J.R.: Para mi era más aburrida, en aquel barullo de baúl era difícil encontrar los continuará y yo no estaba en edad de clasificar el material, cosa que estoy haciendo ahora, con vistas a una posible exposición. Pero, aún así, el Tarzan de Burne Hogarth me impresionó y la sigo considerando una de las mejores historietas de la historia. También los malos de “Dick Tracy” me llamaron mucho la atención.

K: ¿No leías tebeos españoles?

J.R.: Como te dije, a pesar de lo anterior, en mi casa los tebeos era considerados más perniciosos que otra cosa, mi abuela los llamaba los monos. El baúl de Cuba se cerró al comenzar la escuela y los tebeos quedaron proscritos en mi casa. Pero la escuela trae consigo otros niños y los amigos y ellos si tenían tebeos, tanto de ellos como de sus hermanos mayores. La aventura no me engancho, ni El Guerrero del Antifaz o Roberto Alcázar y Pedrín, ni tan siquiera, en un principio, El Capitán Trueno, un personaje que, más mayor, recupere, como me sucedió con El Cachorro. Lo que me gustaba era el humor, sobre todo, el de las revistas de Bruguera, Pulgarcito a la cabeza. Además Pulgarcito o DDT me era permitido poseerlos, al menos en alguna ocasión, enfermedad, vacaciones... Pero los de acción, los de guerra como decía mi madre, eran tabú. El primer tebeo español de acción que me enganchó, aunque nunca tuve ningún ejemplar, fue Mundo Futuro gracias que un hermano de mi padre tenía escondido un cajón con la colección casi completa. El Jabato me gustaba pero tuve que leerlo desordenadamente en el colegio y en las casas de mis amigos. Mi primer intento de colección, a escondidas, vino con El Cosaco Verde, por edad pude comprar, con siete años, el número uno –un autentico tesoro- y seguir, más o menos coherentemente toda la colección.

K: Entonces no leías demasiados tebeos.

J.R.: Si leía muchísimos, sólo que no eran míos, Lo único relacionado con el tebeo que entraba “oficialmente” en mi casa eran los libros de la Colección Historias que combinaban el cómic con la literatura y, un poco más tarde, los de la Colección Héroes, con el mismo sistema. Gracias a ellos pude tener las primeras viñetas (El Yelmo de Gengis Khan) de El Capitán Trueno en mi librería. Pero en aquella época, a comienzos de los 60, lo que más gustaba leer eran los tebeos de Novaro donde estaba los personajes de DC, Superman, Batman, Flecha Verde (Green Arrow), Aquaman y, en otra línea, los personajes de los dibus de la Warner.

K: La adolescencia y la tv ¿acabaron con la lectura de tebeos?

J.R.: En parte si, pero no del todo. Los tebeos de Novaro siguieron siendo una lectura habitual y además apareció otro personaje que he leído y releído mil veces: Tintin. Pero lo cierto es que la tele, el baloncesto y, sobre todo, el teatro le quitaron terreno a la lectura de cómics.

K: ¿Del todo?

J.R.: Casi, comencé a comprar “La Codorniz” y otras revistas satíricas de la época y, esporádicamente leía algún número de las revistas de terror como “Vampus” y más tarde “Cimoc” y “Tótem”. El único autor que me enganchó entonces fue Carlos Jiménez. Pero el reenganche definitivo vino después, con El Víbora que comparaba puntualmente y, principalmente con El Jueves, el “Pulgarcito” actual, que todavía leo habitualmente.

K: ¿Los superhéroes habían pasado a la historia para ti?

J.R.: Si, durante mucho tiempo. La llegada de Marvel, en las horribles ediciones de Vértice, no me atrajo en absoluto y los DC me parecían, no se si por edad o por calidad, más aburridos. El cambio se produjo, gracias mi hijo Iván, cuando comencé a leer cosas como Camelot 3000 y, sobre todo, los guiones de la etapa de Chris Claremont en La Patrulla X, ahí llegó la reconciliación con los superhéroes y también con el cómic en general. Mi hijo era adepto a “Elektra” -una tienda de Madrid, no el personaje- y descubrí y recupere la afición de un modo muy fuerte.

K: Para finalizar, ¿que destacarías de lo último que has leído?.

J.R.: Leo muy desordenadamente y pasando de un género a otro. Lo último con lo que he pasado un rato estupendo ha sido Top 10 de Gene Ha y Alan Moore, también he disfrutado con los guiones de Robert Kirkman en Los Muertos Vivientes (The Walking Dead) o con las historias de Spider Jerusalem en el Transmetropolitan de Darick Robertson y Warren Ellis

[El blog de Javo en Kioscopedia]

 
Últimos Blogs
Últimas publicaciones en Kioscopedia ...